3.es.33 Teatro, la vida es puro teatro.

Esta evaluación vamos a trabajar el género dramático o teatral.

En una obra dramática el dramaturgo cuenta una historia, pero a diferencia del género narrativo en el que un narrador relata lo que les sucede a unos personajes, son los propios personajes a través de lo que hacen y de lo que dicen los que nos dan a conocer lo que está sucediendo.

La obra de teatro está pensada y escrita para ser representada.

El lenguaje teatral.

La obra de teatro (como veremos en Maribel y la extraña familia), se divide básicamente en dos partes:

1- La parte dialogada, en la que hablan los personajes.

2- La parte de las acotaciones, en la que el dramaturgo da indicaciones sobre la tramoya, la actuación de los personajes, los escenarios…

Los diálogos.

La mayor parte del texto teatral está constituida por el diálogo. En el texto dramático normalmente aparece el nombre del personaje delante de cada intervención de este. Distinguimos:

1- El diálogo propiamente dicho. Dos o más personajes están en el escenario y hablan.

2- Monólogo. Un personaje se queda solo en el escenario y habla. A veces puede haber otros personajes pero no espera respuesta. Vamos a ver un ejemplo de esto último en Maribel.

Un tipo especial de monólogo es el soliloquio, es igual que el monólogo pero el personaje dialoga consigo mismo (y no está loco).

El monólogo y el soliloquio sirven para que un personaje rememore acontecimientos imprescindibles para la comprensión de la intriga o para descubrir el mundo interior del personaje. Uno de los soliloquios más famosos es el ser o no ser de Hamlet.

3- El aparte. Se utiliza especialmente como recurso humorístico. Uno de los personajes dice algo dirigiéndose sólo al público o a otro de los personajes que hay en escena, se supone que el resto no le puede oír o sólo oye parte de lo que está diciendo.

Busco un ejemplo de la Celestina donde creo que se ve claro:

CALISTO.-Mira, señora, qué hablar trae Pármeno; cómo se viene santiguando de oír lo que has hecho de tu gran diligencia. Espantado está, por mi fe, señora Celestina. Otra vez se santigua. Sube, sube, sube, y siéntate, señora, que de rodillas quiero escuchar tu suave respuesta. Y dime luego: la causa de tu entrada, ¿qué fue?

CELESTINA.-Vender un poco de hilado, con que tengo cazadas más de treinta de su estado, si a Dios ha placido, en este mundo, y algunas mayores.

CALISTO.-Eso será de cuerpo, madre; pero no de gentileza, no de estado, no de gracia y discreción, no de linaje, no de presunción con merecimiento, no en virtud, no en habla.

PÁRMENO.-(Ya discurre eslabones el perdido, ya se desconciertan sus badajadas. Nunca da menos de doce, siempre está hecho reloj de mediodía. Cuenta, cuenta, Sempronio, que estás embobado oyéndole a él locuras y a ella mentiras.)

SEMPRONIO.-(¡Oh maldicente venenoso! ¿Por qué cierras las orejas a lo que todos los del mundo las aguzan, hecho serpiente que huye la voz del encantador? Que sólo por ser de amores estas razones, aunque mentiras, las habías de escuchar con gana.)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s