1.es.04 “Avíate bien, que yo llegaré/ a ti a dessora…”

LA MUERTE DESEADA: LA POESÍA CULTA DE CANCIONERO.

En la poesía culta amorosa de cancionero, la muerte se contempla como un bien apetecible y deseado a la que se identifica con la amada, se la invoca de la misma manera, es el receptor al que se dirigen todos los requiebros del poeta.

La muerte de amor y el deseo por la muerte eran lugares comunes en la poesía provenzal. Están siempre ligados a la manifestación de un amor profundo, vivo y sincero. Esta idea se convierte en un tópico que se mantiene hasta bien avanzado el Siglo de Oro.

Veamos un ejemplo de Jorge Manrique:

No tardes, Muerte, que muero; 
ven, porque viva contigo;                        
quiéreme, pues que te quiero,                    
que con tu venida espero                         
no tener guerra conmigo. 

Remedio de alegre vida                        
no lo hay por ningún medio,                      
porque mi grave herida                   
es de tal parte venida,                          
que eres tú sola remedio.                           
Ven aquí, pues, ya que muero;                 
búscame, pues que te sigo:                       
quiéreme, pues que te quiero,                    
y con tu venida espero                   
no tener vida conmigo.       

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s