2.es.09 El oficio del docto. Primera parte.

ETAPAS DEL MESTER DE CLERECÍA Y CARACTERÍSTICAS.

El mester de clerecía abarca los S. XIII y XIV.

Nosotros nos vamos a centrar en dos autores y en dos obras: Gonzalo de Berceo y Los milagros de nuestra Señora en el siglo XIII y el arcipreste de Hita y El libro de buen amor del S.XIV, una de las obras más curiosas de todo este periodo.

Características.

Aunque a lo largo de dos siglos haya una evolución, hay tres características de las cuales participan todas las obras de esta escuela:

  • Uso de la cuaderna vía. Es la característica más reconocible. En el caso del libro de buen amor, Juan Ruiz, va a utilizar todo tipo de metros, pero la cuaderna vía sigue siendo la estrofa más utilizada.
  • El saber está en los libros. Los autores de esta escuela se vanaglorian de su erudicción.
  • Finalidad didáctica. El didactismo es una de la características de toda la literatura culta medieval: la finalidad última de toda obra literaria debía ser la de trasmitir una enseñanza. Don Juan Manuel (hablaremos de él en la siguiente entrada) decía que sus cuentos eran como la cobertura dulce que cubre la medicina amarga:

[…] Por eso yo, don Juan, hijo del infante don Manuel, adelantado mayor del Reino de Murcia, escribí este libro con las más bellas palabras que encontré, entre las cuales puse algunos cuentecillos con que enseñar a quienes los oyeren. Hice así, al modo de los médicos que, cuando quieren preparar una medicina para el hígado, como al hígado agrada lo dulce, ponen en la medicina un poco de azúcar o miel, u otra cosa que resulte dulce, pues por  el gusto que siente el hígado a lo dulce, lo atrae para sí, y con ello a la medicina que tanto le beneficiará. Lo mismo hacen con cualquier miembro u órgano que necesite una medicina, que siempre la mezclan con alguna cosa que resulte agradable a aquel órgano, para que se aproveche bien de ella. Siguiendo este ejemplo, haré este libro, que resultará útil para quienes lo lean, si por su voluntad encuentran agradables las enseñanzas que en él se contienen; pero incluso los que no lo entiendan bien, no podrán evitar que sus historias y agradable estilo los lleven a leer las enseñanzas que tiene entremezclados, por lo que, aunque no lo deseen, sacarán provecho de ellas, al igual que el hígado y los demás órganos se benefician y mejoran con las medicinas en las que se ponen agradables sustancias. Dios, que es perfecto y fuente de toda perfección, quiera, por su bondad y misericordia, que todos los que lean este libro saquen el provecho debido de su lectura, para mayor gloria de Dios, salvación de su alma y provecho para su cuerpo, como Él sabe muy bien que yo, don Juan, pretendo. Quienes encuentren en el libro alguna incorrección, que no la imputen a mi voluntad, sino a mi falta de entendimiento; sin embargo, cuando encuentren algún ejemplo provechoso y bien escrito, deberán agradecerlo a Dios, pues Él es por quien todo lo perfecto y hermoso se dice y se hace.

Prólogo de El Conde Lucanor.

A esto se le llama el tópico de enseñar deleitando.

Ya veremos que es discutible en el caso de Berceo, ya que la finalidad última de su obra era conseguir dinero para su monasterio, y más aún en el del Arcipreste.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s